t f y
^

Por qué lo hacemos?

Aspiramos a que existan muchas más empresas de impacto socio/ambiental de las nuevas economías, y creemos que hay que identificarlas, provocarlas y ayudarlas en sus fases iniciales de gestación.

  • Todavía no hay una masa crítica de empresas sociales y de impacto. Si bien algunas de estas organizaciones ya están operando en Argentina, son pioneras y todavía son pocas. El desarrollo de este campo es aún muy incipiente en nuestro país, y todavía no hay un volumen significativo de empresas sociales de las nuevas economías.

  • El ecosistema de apoyo a empresas sociales y de impacto en Argentina necesita de nuevos actores. Si bien recientemente surgieron instituciones de apoyo a empresas sociales como concursos de planes de negocios, sectores académicos y otros, ninguna tiene su foco en apoyar y nutrir a las empresas sociales en sus inicios, que es cuando el soporte en gestión y financiamiento es realmente crítico. Mientras que en otros países del mundo han empezado a crearse aceleradoras de empresas sociales, en Argentina esta institución no existía hasta que surgió Njambre..

  • El acceso a capital paciente para empresas de innovación de impacto en etapa inicial es aún limitado. A pesar de que en otros países los fondos de inversión de impacto están creciendo, la mayoría de ellos cubren empresas ya consolidadas, y sus ofertas comienzan a partir de US 0.5 MM. En Argentina, sólo hay un fondo de inversión de impacto, Equitas Ventures. Por otra parte, los individuos de alto patrimonio argentinos, que podrían jugar un rol clave como inversores de impacto aportando capital paciente, todavía tienen la cultura de “los dos sombreros”. O son inversores o son filántropos, pero aún no integran sus inversiones con su compromiso de apoyar la transformación social. Hoy, en nuestro país, no hay opciones financieras adecuadas para la creación de empresas sociales.

  • Somos una organización que cataliza empresas sociales y asume riesgos junto a ellas. Los tres co-fundadores de Njambre Aceleradora somos emprendedores y, además, hemos apoyado e invertido personalmente en empresas sociales en Argentina y en América Latina. Uno de nuestros mayores aprendizajes es que asumir riesgos junto a los emprendedores y co-gestionar las empresas de innovación de impacto genera un alto valor agregado y amplía significativamente la garantía de éxito de las empresas. Experimentamos el rol fundamental que juega el acceso a capital semilla, la comunidad y el acceso a contactos estratégicos.

  • En América Latina no existe una legislación específica para empresas del 4to sector. Esto significa que con el fin de alcanzar sus objetivos sociales y de negocios, los emprendedores suelen tener que crear al menos dos entidades jurídicas (una con fines de lucro y otra sin fines de lucro) e integrarlas en una “organización paraguas”. Gerenciar estos “holdings” es otro gran reto con el que tienen que lidiar las empresas sociales. Queremos aportar a la evolución de las políticas públicas que rigen para estas nuevas empresas.